Los coches eléctricos cada vez tienen más matriculaciones en todo el mundo. Uno de sus principales beneficios es que son cero emisiones y respetuosos con el medio ambiente, lo que permite cuidar el medio ambiente a través de la movilidad sostenible. Esto es especialmente importante si consideramos los actuales niveles de contaminación y las restricciones de movilidad que muchas de las grandes ciudades europeas están poniendo en los vehículos tradicionales. Aquí explicaremos algunas de las razones por las que debe tener un coche eléctrico.

Antes de empezar a hablar de los motivos para tener un coche eléctrico, es importante que entender cómo funciona un coche eléctrico para ver los beneficios que conlleva.

 

¿Cómo funciona un coche eléctrico? 

Los coches eléctricos almacenan su energía en una batería recargable, de la que se alimentan uno o dos motores, dependiendo del modelo. El motor transformará la energía eléctrica en energía mecánica, permitiendo que el coche se mueva.

El motor de un coche eléctrico consta de 3 elementos:

  1. Cargador – recibe toda la energía del enchufe y luego transformarlo en corriente directa.
  2. Inversor – transforma la corriente directa a corriente alterna.
  3. Controlador – que gestiona la corriente eléctrica del coche.

El motor eléctrico es muy eficiente, no requiere un cambio de marchas, ni tiene un embrague. Por lo tanto, conducir un coche eléctrico es lo mismo que conducir uno automático.

Por otro lado, la batería determinará la autonomía del coche, por lo que es muy importante mirar la capacidad que tiene el vehículo, ya que cuanto más alto sea, más kilómetros podrá recorrer.

La batería de un coche eléctrico tiene dos posibles formas de recarga, por un lado, conectando el vehículo a la corriente o, por otro, mediante un sistema de regeneración.

 

¿Cuáles son las ventajas de un coche eléctrico? 

Zero emisiones

Los beneficios relacionados con la ecología son un factor significativo en la elección del coche eléctrico. La reducción de la huella de carbono y las emisiones de efecto invernadero es realmente sustancial. Dado que este tipo de coches no necesitan ningún tipo de combustible para funcionar y sólo depende de la energía, no emite gases contaminantes que afecten al planeta. Añade la energía verde a la mezcla y te encontrarás con una solución verdaderamente ecológica.

Ahorro de combustible

Si comparas el coste de energía y el coste del combustible, el coste de energía por kilómetro es considerablemente más barato. Además, si consideramos la eficiencia de la transmisión de energía, el motor eléctrico es mucho más eficiente que uno de combustión interna. Por supuesto, todo dependerá del tamaño de la batería y de la recarga de energía que se lleve a cabo.

Reducción de tasas

Para fomentar la compra de vehículos eléctricos, algunos consejos y gobiernos europeos conceden beneficios fiscales a quienes compran este tipo de coches. También hay planes de ayuda.

Por ejemplo en España, la Dirección General de Tránsito otorga la etiqueta ambiental 0 azul, que se centra en vehículos eléctricos con baterías, vehículos eléctricos de gama ampliada o vehículos eléctricos híbridos enchufables. Esta etiqueta permite la circulación (en caso de que esté limitada por contaminación), aparcamiento sin limitación de tiempo en plazas verdes o azules, entre otros.

Muy poco mantenimiento

En comparación con un coche de combustible tradicional, el coche eléctrico necesita muy poco mantenimiento, lo que permite ahorros notables en este sentido. Esto se debe a que su mantenimiento prácticamente se centra en el estado de la batería y los motores eléctricos, ya que no utiliza los mismos componentes que uno de combustible. Por ejemplo, ya no será necesario comprobar el embrague, la caja de cambios, el aceite, etc.

Conducción más cómoda

Los vehículos eléctricos son conocidos por no hacer prácticamente ningún sonido cuando están en funcionamiento. Esto se suma a la conducción suave experimentada por las personas en el coche.

Otro beneficio que a muchos les gusta es que conducir es más simple. Al ser un vehículo que no tiene engranajes ni embrague, la simplicidad es un factor distintivo de este tipo de vehículo. Sólo, y al igual que los coches automáticos, el engranaje se distingue por ir hacia atrás o hacia adelante.

 

¿Dónde se puede recargar un vehículo eléctrico?

Hay varios puntos de recarga en todo el país y en diferentes países europeos. Y es que la venta de vehículos eléctricos es cada vez más alta en todo el mundo.

Cada vez es más común que los propios municipios y gobiernos se preocupen por la construcción de plazas de aparcamiento público sólo para este tipo de vehículos. Asimismo, las propias empresas de alquiler o gasolineras han establecido puntos de recarga.

Si usted está interesado en localizar los puntos de carga, y organizar la gestión de su vehículo eléctrico, le recomendamos que descargue la aplicación gratuita EVcharge. En un solo clic, podrá acceder a la lista de los cargadores más cercanos, detalles de los cargos realizados, disponibilidad de los cargadores, pagar por los cargos, y mucho más.

 

ECHA UN VISTAZO A LA APLICACIÓN EVcharge